AGUDEZA VISUAL: TODO LO QUE NECESITAS SABER

¡Buenos días!

En las revisiones que realizamos periódicamente para cuidar nuestra salud visual, una de las pruebas más comunes que se realizan es la medición de la agudeza visual. La mayoría de la gente no tiene muy claro lo que se mide con ella, y a menudo se confunde con otros defectos de refracción, como por ejemplo miopía, hipermetropía o astigmatismo, que simplemente son una de las causas de baja agudeza visual. Hoy vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre agudeza visual, dando una definición, diferenciando tipos, aclarando cómo se mide y explicando los factores de los que depende.

 

Definiendo la agudeza visual

 

 

Definiendo de forma técnica, la agudeza visual es la capacidad de percibir y diferenciar dos estímulos visuales separados por un determinado ángulo (α), o  la capacidad de resolución espacial de nuestro sistema visual. Esto se mide por la siguiente fórmula: Agudeza visual es igual a la inversa de este ángulo (α).

Estoy seguro de que os habéis quedado igual que si no lo hubiéramos dicho, ¿Verdad? Pongamos una definición más simple: La agudeza visual es la capacidad de nuestro sistema de visión para discriminar e identificar nítidamente estímulos visuales o detalles de los objetos en buenas condiciones de iluminación.

 

Tipos de agudeza visual

 

 

  • Mínimo visible: Capacidad para ver el objeto más pequeño sobre el fondo en el que está colocado. Es la unidad espacial más pequeña que el sistema visual es capaz de percibir.
  • Mínimo separable: Es la habilidad para ver separados dos objetos muy próximos.
  • Mínimo reconocible: Es la capacidad del sistema visual de reconocer correctamente formas u objetos, o su orientación.

 

¿Cómo se mide la agudeza visual?

 

La agudeza visual puede medirse con o sin corrección (en caso de que haya defecto refractivo), de lejos y de cerca, con cada ojo por separado o con los dos abiertos al mismo tiempo.

Los optotipos son los instrumentos que los especialistas utilizan para medir la agudeza visual, y estos pueden utilizar números, letras, símbolos, figuras o incluso, sobre todo en el caso de pacientes pediátricos, dibujos fácilmente identificables para ellos, dadas sus limitaciones de comunicación, mayores o menores en función de su edad y características. Los más comunes son:

  • Prueba E:

Es una placa con la letra E en mayúscula e impresa en diversos tamaños y orientaciones.

  • Test de Snellen:

Esta prueba es la más utilizada. Trata de filas de letras que van reduciendo su tamaño conforme bajamos la mirada. Cuanto mayor es el número de filas que es capaz de ver el paciente, mejor es su agudeza visual.

  • Test de Landolt:

Esta prueba visual muestra filas de caracteres circulares con una apertura que el paciente debe identificar (anillos de Landolt). Para calcular la agudeza visual se sigue el mismo sistema que en el caso anterior: El paciente indica dónde ve la apertura del anillo: derecha, izquierda, abajo…

  • Test de contraste:

En esta prueba se evalúa la capacidad para distinguir entre un objeto y el fondo sobre el que se encuentra. Para medir este factor se utiliza un test en el que el paciente debe distinguir entre varios círculos e indicar cuáles de ellos son grises y cuáles están formados por rayas blancas y negras.

  • Test de Lea:

Este test está especialmente concebido para niños pequeños que desconocen las letras y que, por lo tanto, necesitan un procedimiento alternativo de medición. Se utilizan figuras geométricas y dibujos de manzanas, casas o pájaros.

 

Factores de los que depende la agudeza visual

 

1. Factores físicos:

  • Sala y condiciones en las que se realiza la medición.
  • Procedimiento que se utiliza para realizarla .
  • Características del ojo del paciente (tamaño, estado de diferentes partes del ojo (córnea, cristalino, retina…) o existencia de posibles aberraciones ópticas).

2. Factores fisiológicos.

  • Densidad o disposición de los fotorreceptores (neuronas especializadas situadas en la retina).
  • Excentricidad de la fijación.
  • Motilidad ocular.
  • Edad del sujeto: la agudeza visual es muy baja al nacer y mejora con la edad para estabilizarse y decaer lentamente a partir de los 40‑45 años.
  • Monocularidad/binocularidad: la agudeza visual binocular es normalmente entre el 5 y 10 % mayor que la monocular.
  • Factores neuronales: transmisión de la información a través de la vía visual, grado de desarrollo de la corteza visual, etc.

3. Factores psicológicos.

  • Fatiga física o psíquica.
  • La motivación o el aburrimiento que padezca el paciente, especialmente cuando la medición de la agudeza visual se realiza en niños.

 

Desde Ópticas Escalona te recomendamos que cumplas siempre con tus revisiones periódicas para evitar problemas de salud visual. Por eso, te animamos a que nos visites o contactes con nosotros para realizar tu revisión periódica o conseguir unas gafas/lentes de contacto de calidad. ¡Te esperamos!

¡Compártelo!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Recommended Posts