¿CÓMO PROTEGER NUESTRA VISTA DEL USO DE LAS PANTALLAS?

 

El uso de las pantallas es cada vez mayor en nuestro día a día, por eso es muy importante proteger nuestra vista para evitar problemas graves en nuestra salud visual
Actualmente, la mayoría de rutinas de nuestro día a día implica el uso de algún dispositivo electrónico y principalmente de pantallas, aumentando incluso fuera del horario laboral.

¿Es la solución evitar el uso de pantallas? Claramente, usarlas el menor tiempo posible tendrá menores consecuencias a nuestra salud visual, pero no es necesario dejar de usarlas por completo si cuidamos nuestra visión cuando las tengamos delante.

¿Qué problemas pueden ocasionar en nuestra vista?

Las consecuencias pueden ir desde problemas más leves como ojos secos, blefaritis (inflamación del párpado) o cansancio ocular hasta acelerar otros más severos para nuestra vista.

Los más comunes son:

Fatiga visual: acompañada normalmente de enrojecimiento o picor de ojos. Su principal característica es la dificultad para mantener la vista fija, además del cansancio en los ojos.

Ojo seco: normalmente, el número de veces que parpadeamos disminuye cuando estamos usando este tipo de dispositivos, lo que produce una falta de lubricación en el ojo.

Perdida de agudeza visual a largo plazo.

Mayor desarrollo de la miopía.

 

 


¿Cómo protegernos frente a las pantallas?

Hacer descansos de 5 minutos después de un uso elevado de estos dispositivos, en los que mientras se descansa no se utilice ningún tipo de pantalla.

Emplear la regla 20-20-20: mirar a lo lejos durante 20 segundos cada 20 minutos.

Mantener una postura correcta frente al ordenador: debe estar a una distancia adecuada (entre 50 y 60 cm), justo enfrente de nuestros ojos y mantener una postura recta, evitando así un sobre esfuerzo en la zona del cuello y las cervicales.

Buena iluminación ambiental: la zona en la que estemos debe tener una buena luz natural y evitar la oscuridad. En caso de ser luz artificial, debe ser suficiente para poder observar la pantalla y el resto de la habitación.

Evitar reflejos en la pantalla que no nos deslumbren: si estamos junto a una ventana es necesario colocar la pantalla perpendicularmente a esta, para evitar un exceso directo de luminosidad.

Aumentar la hidratación de los ojos cuando vayamos a exponernos a horas delante de la pantalla: el uso de lágrimas artificiales favorecerá que el ojo se mantenga hidratado y evitará problemas de sequedad.

Uso de gafas o lentillas especiales para la luz azul.

Ahora que ya sabes los problemas que puede causar una larga exposición a los dispositivos electrónicos, es importante que mantengas un buen cuidado de tu salud visual y en caso de notar algún síntoma, no dudes en venir a visitarnos.

¡Pide tu cita!

¡Compártelo!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Recommended Posts