¿Qué es el glaucoma y por qué se produce?

El glaucoma es una de las causas de ceguera más comunes en este país. Se trata de una serie de enfermedades que provocan un daño progresivo e irreversible del nervio del ojo. Todo este conjunto es clave para tu visión, porque a través de ella, las imágenes que captura la retina, que se convierten en impulsos de los nervios ópticos, se pasan a nuestro cerebro para que las interprete y aparezca la visión.

Dicho lo cual, el glaucoma aparece por una muerte prematura de las células ganglionares de nuestra retina.

Por ello, se pierde funcionalidad y nuestro campo visual se reduce drásticamente, tanto que si no se trata con tiempo, puede llevar a la ceguera.

¿Por qué se produce?

El motivo principal es la hipertensión ocular. Esta condición, en general, puede ser causada por el humor acuoso (el líquido que baña el ojo por dentro) que no drene en condiciones y se acumula, ejerciendo de esta manera una presión elevada sobre el nervio.

Sin embargo, hay casos de pacientes con la presión intraocular alta que no padecen esta enfermedad y otros con valores normales que si la desarrollan.

¿Por qué se produce?

Además, la genética es un factor importante en determinados tipos de glaucoma, como los casos de:

  • Primario de ángulo abierto (familiar).
  • Congénito (aparece en bebés).
  • Juvenil.

¿Qué síntomas padece un enfermo con glaucoma?

Pérdida de la visión periférica o lateral del campo visual; y en algunos casos de visión central. Caídas, provocado por el glaucoma, que aumentan por 4 este tipo de accidentes. Los ataques agudos de glaucoma pueden conllevar que se nos ponga el ojo rojo, dolor fuerte, náuseas o vómitos.

Algunas personas corren un mayor riesgo de padecer glaucoma:

  1. Mayores de 40 años
  2. Familiar con glaucoma
  3. Ascendencia africana, hispana, o asiática
  4. Presión ocular alta
  5. Miopía
  6. Trauma ocular
  7. Uso prolongado de corticoides
  8. Córneas delgadas en el centro
  9. Diabetes
  10. Hipertensión arterial
  11. Migrañas
  12. Mala circulación de la sangre
  13. Otros problemas de salud que afectan a todo el cuerpo.

Diagnóstico del glaucoma

La única forma de diagnosticar el glaucoma es mediante un completo examen ocular.

Dicho examen debe incluir lo siguiente:

  1. Toma de presión ocular
  2. Gonioscopía (para comprobar el ángulo de drenaje del humor acuoso)
  3. Fondo de ojo: para cerciorarnos de las características del nervio.

¿Cómo se diagnostica el glaucoma?

¿Cómo disminuir la presión intraocular?

El único método efectivo para frenar el glaucoma es la reducción de la presión intraocular, cuyos tratamientos más habituales son las gotas, el láser y la cirugía, en ese orden.

Depende de lo avanzado que tengamos la enfermedad, de la edad o incluso del tipo de glaucoma que padezcamos, el oftalmólogo recomendará una de las soluciones posibles.

Se recomienda especialmente una revisión al año, aunque no tengamos ningún síntoma, ya que estamos ante una enfermedad asintomática hasta bien avanzada y es clave diagnosticarla a tiempo.

¡Compártelo!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Recent Posts
Síntomas y tratamiento de la vista cansada | Óptica Escalona