Protege tus ojos en tus viajes a la nieve o la montaña.

Poco a poco va entrando el frío y todos los aficionados a los deportes de nieve están deseando que caigan las primeras nevadas para poder comenzar a practicar su deporte preferido. Si ya estás organizando tus escapaditas a la nieve estás de suerte, en este blog te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre cómo proteger tu visión en la nieve.

Las radiaciones ultravioletas son las culpables de que el sol nos haga daño en la vista. Pese  a que estas quedan fuera del espectro visible, pueden penetrar en el ojo y causar daños a corto y largo plazo.

Cuando vamos a practicar algún deporte de nieve estamos muchas horas expuestos a las radiaciones ultravioletas y en la nieve estas son mucho más peligrosas. Os estaréis preguntando el por qué ¿verdad? Pues es algo muy sencillo, en la nieve se refleja hasta el 80% de la radiación ultravioleta, puede llegar a ser cuatro veces más que en el agua. Cada 1000 metros de altura la radiación ultravioleta aumenta en un 10% por la disminución de la absorción atmosférica.

Para proteger nuestros ojos debemos de usar una protección adecuada, es decir, debemos de usar unas gafas de nieve que lleven filtro UV. Recuerda, que no por tener el cristal más oscuro van a tener el filtro UV adecuado. Pregunta a tu óptico de confianza y déjate aconsejar. Recuerda que en Ópticas Escalona podrás encontrar las gafas para la nieve con el filtro UV que mejor se adapte a ti y tu actividad deportiva.

Imaginamos que por vuestra cabeza no parará de pasar la pregunta de: ¿Qué problemas nos puede ocasionar esto? A continuación te lo contamos para que puedas parar de darle vueltas. Cuando se produce una exposición aguda a las radiaciones UV se produce una inflamación de la córnea, a esto se le conoce como ceguera de la nieve. Afecta a ambos ojos y aparece en las primeras 12 horas de haberse expuesto al sol. ¿Quieres saber cuáles son los síntomas? Allá vamos:

– A las 4/6 horas después de haber estados expuestos a los rayos UV aparece un intenso dolor.

– Nos parece tener una sensación de cuerpo extraño o arenilla en el interior del ojo.

– Los ojos comienzan a ponerse rojos.

Lagrimeo.

Fotofobia, es decir, intolerancia a la luz normal.

– La agudeza visual disminuye.

Tan solo bastará 2 horas expuesto a la radiación ultravioleta para causar la queratitis solar o ceguera de la  nieve. En conclusión, no te la juegues con tu salud visual. Visita nuestros centros y te aconsejaremos y cuidaremos de ti y tu visión.

¡Compártelo!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Recommended Posts