También hay que protegerse del sol de invierno

Aunque es en verano cuando hay que ser más cauteloso con la exposición a la luz solar y su efecto dañino en los ojos, el sol invernal también puede producir lesiones oculares, precisamente porque en esta época del año bajamos la guardia y nos protegemos menos. Os dejamos por aquí unos consejos para evitar cualquier tipo de problema, pero primero, ¿qué le pasa a la luz en estos meses del año?

bolg-escalona

En invierno, aunque el Planeta Tierra está más lejos del Sol, la radiación sigue filtrándose, incluso a través de las nubes (en algunos casos hasta el 90%, incluso con nubes densas). Si viajas y asciendes en altitud, recuerda que el índice de radiación solar aumenta un 4% por cada 300 metros de ascensión. Sucede lo mismo con la nieve, que cuando está limpia refleja hasta el 80% de la radiación. La montaña suele ser un destino recurrente en invierno, pero las gafas de sol deben estar siempre a mano.

Consejos

· Cuidado con la excesiva climaticación · Es muy habitual que, con la llegada del frío, las calefacciones y los braseros funcionen durante demasiado tiempo. Los ojos sufren cuando la temperatura es muy alta, ya que los ojos se resecan, deshidratándose, facilitando la aparición de la sequedad ocular. Los usuarios de lentes de contacto deben prestar especial atención en este punto, ya que corren más riesgo de que aparezca este problema.

· Protégete del viento y los cuerpos extraños que transporta · Al igual que con el exceso de calor, el aire frío puede dañar los ojos (al igual que ocurre con la piel y los labios). Además, el viento suele arrastrar pequeños objetos y motas de polvo que pueden acabar aterrizando en los globos oculares.

· Como siempre, ¡gafas homologadas! · Este consejo es común en todos nuestros post de salud visual. En invierno, como ya hemos comentado antes, la luz del sol puede dañar nuestros ojos si no se protegen adecuadamente. Si quieres protegerte la vista, lleva gafas homologadas, es la única opción.

Fuente: Nosinmisgafas, Somos Optometristas y Organización Mundial de la Salud (OMS).

¡Compártelo!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Recent Posts