Visión y vuelta al cole

 

La vuelta al cole es el momento idóneo para revisar a fondo la vista de los más pequeños porque su correcto desarrollo escolar depende directamente de la salud visual. Los expertos aconsejan realizar un examen optométrico, al menos, una vez al año para descartar posibles problemas visuales como la pérdida de habilidades de percepción relacionadas con el aprendizaje.

Entre los síntomas que pueden alertar de que realmente un niño tiene problemas de visión, se encuentran las dificultades para ver la pizarra o la televisión, problemas de concentración, dolores de cabeza recurrentes, visión doble, dolor ocular, fatiga visual, situaciones y posturas forzadas para leer o escribir, ojos rojos, parpadeos continuos, fotofobia…

El 25 por ciento de los niños en edad escolar sufre algún problema visual, como miopía, ojo vago o hipermetropía, que puede afectar a su rendimiento académico si no se detecta a tiempo.

Además, las exigencias visuales de la última década y el aumento del uso de dispositivos móviles (‘tablets’, consolas y ordenadores) está multiplicando por dos el número de miopes.

Los ópticos-optometristas aconsejamos la realización de exámenes visuales a todo niño que tenga un bajo rendimiento escolar y, en caso de presentar un problema de visión binocular, realizar un programa de terapia visual personalizado a sus características. Es a través de estos ejercicios donde el niño será capaz de aprender cómo tiene ver o percibir y desarrollar habilidades visuales no adquiridas.

¡Compártelo!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Recent Posts